Mes: mayo 2014

El arte en la palabra

elartedelapalabraAyer lunes me volví a poner mi traje de pirata y surqué los mares hasta Aranda del Duero, en la provincia de Burgos, donde asistí a la inauguración de una exposición colectiva en la que colaboro con dos obras. “El arte en la palabra”, se titula. Y yo, que siempre he apostado por las letras, las palabras y la tipografía en mis obras no pude sentirme más emocionado e identificado con esta muestra que se puede visitar hasta el próximo 14 de junio en la sala de exposiciones de la Casa de la Cultura del municipio.

Organizada por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, “El arte en la palabra” llena la Casa cultural de Aranda del Duero de arte contemporáneo. Allí, mis dos obras descansan junto a manuscritos de José Vela Zanetti, Rafael Alberti, Carlos Bousoño, Antonio Colinas, José Corredor-Matheos, Victoriano Crémer, José María Fernández Nieto, Pablo García Baena, José Hierro, Leopoldo de Luis, Francisco Pino, Claudio Rodríguez y Jesús Hilario Tundidor. Y pinturas de Bonifacio Alfonso, Rafael Canogar, Antonio Clavé, Alvaro Delgado, Luis Feito, Pablo García Baena, Eugenio Granell, Josep Guinovart, José Hierro, Benjamín Palencia, José María Pérez de Cossío, Francisco Pino, Miguel Rodríguez Acosta, Eduardo Úrculo, Joaquín Vaquero Turcios, Félix de la Vega y Andrés Viloria.

No pueden estar mejor acompañadas. Como no pude estar yo mejor acompañado durante la inauguración de la exposición, junto al comisario de la muestra, Adolfo Alonso Ares, y la concejal de Cultura de Aranda del Duero, Celia Bombín. Así da gusto sacar a relucir mi lado más pirata.

Anuncios

Urnas para retener la esencia de una obra

LETRAS A LA DERIVA (2)Como ya he comentado en alguna que otra entrada, la exposición individual que estreno el próximo 5 de junio en la Galería Dionís Bennassar de Madrid supone un salto al vacío. Una nueva etapa creativa en mi vida artística que llega llena de novedades y rupturas con el pasado más reciente. Mis obras siguen siendo obras de Morgan. Reconocibles todas ellas. Pero hay aspectos que las hacen únicas y que rompen con mis etapas más recientes, pese a que sigue habiendo elementos, como la tipografía, que me acompañan también en esta nueva aventura de intrépido pirata.

Hay quien lo llama momentos de inspiración, pero para llegar a ellos hay que estar alentado en tu búsqueda por profesionales y amigos en cuyo criterio uno puede confiar. Me pasó en este caso con la gente de la empresa burgalesa Título, capaces de crear de la nada cualquier montaje formidable. Fueron ellos los que me empujaron a romper con lo preestablecido en esta nueva aventura.

Y como las obras que expondré en ‘El fluir de la voz’ son obras muy mías y muy complejas técnicamente, se me ocurrió encerrarlas en unas urnas de metacrilato.  Considero que es como contener la esencia de un aroma o de un instante. Ese es mi capricho. Al menos mientras sigan siendo mías. El futuro poseedor de estas obras podrá retenerlas en las urnas o liberarlas para extender ese instante y ese aroma. Para darle, al fin, un nuevo sentido a la obra.

Sobre mi estimada Galería Dionís Bennassar

dionis benassarComo ya os he comentado en algún que otro post, el próximo 5 de junio inauguro mi nueva etapa creativa, ‘El fluir de la voz’, con una exposición en una Galería que para mí es mucho más que eso. Os hablo de la Galería Dionís Bennassar de Madrid, un rincón por el que han pasado muchas de mis obras y al que me une mucho más que una relación profesional. Comparto la política de la galería y admiro al hombre que hace posible día a día con su trabajo su necesaria subsistencia, mi estimado Miquel Tugores. El mundo del arte quedaría huérfano sin galerías como ésta. El mundo del arte sería mucho más pobre sin espacios como el que Miquel nos regala a los amantes del arte desde 1988.

El año pasado, sin ir más lejos, la Galería Dionís Bennassar celebró sus bodas de bronce. Veinticinco años volcada en su apoyo al arte contemporáneo en toda su extensión. Desde la pintura a la escultura, pasando por la obra gráfica o la fotografía. Desde las grandes figuras del momento a jóvenes artistas que empiezan a despuntar en el mercado artístico nacional e internacional. Todo el arte contemporáneo cabe en este coqueto espacio que desde 1993 trasladó su esencia desde su ubicación inicial, en la Calle Barceló, a su actual refugio en un palacete decimonónico situado en la Calle San Lorenzo.

Me gusta perderme de vez en cuando entre las obras que siempre albergan sus dos plantas. Disfrutar del arte y del silencio de sus instalaciones y charlar con Miquel Tugores de ese amor que ambos tenemos en común. En la Galería Dionís Bennassar se respira arte por todos lados. Arte contemporáneo y arte canalla. Arte del que gusta disfrutar a este humilde pirata.

 

La voluptuosa silueta de la mujer

J. MORGAN_07Hay rasgos que marcan mis obras. Hemos hablado en las últimas semanas de los ríos. Y también de la tipografía. A ellos se podría sumar la vegetación en forma de cactus. Y también, cómo no, las mujeres. La fascinación por la figura femenina. La atracción artística por la voluptuosidad del cuerpo de la mujer. Una figura que ha sido foco de interés para muchos y grandes artistas a lo largo de la historia. Quizás porque tras ella se esconde el milagro de la creación humana.

Me he pasado horas y horas en museos observando con detalle cientos de esculturas romanas, contemplando extasiado esa belleza en mármol en la que los velos desvelan el desnudo. Tanto he admirado esas esculturas que con el tiempo decidí trasladar esas figuras, en toda su perfección, a mis lienzos. Para darles una nueva vida. Para mostrarles mi admiración.

Luego, más tarde, enamorado ya de sus curvas y su voluptuosidad sin parangón, me vi arrastrado por mi amor por el diseño y por la tipografía y quise tatuarlas. Hacer esos cuerpos únicos. Rendirles homenaje con una de las pocas cosas que domina este humilde pirata: Las letras. Así junté y armonicé dos de mis pasiones. Ahora son parte de un todo. De mi obra. De mi historia artística.